Bon Cos abrió sus puertas en 1993 a manos de Cati Puig Garcias, siendo un proyecto nacido desde la vocación y el amor por una profesión enfocada al bienestar físico y mental.

Más tarde, se unió Marinela Marcu y juntas han intentado ofrecer siempre a sus clientes tratamientos personalizados al 100% en un ambiente acogedor y agradable.

A lo largo de los años el abanico de servicios ha ido creciendo, siendo hoy en día, un centro de referencia especializado en tratamientos faciales, corporales y masajes.

Disponemos de la mejor aparatología que nos ayuda a proporcionar tratamientos de calidad con grandes resultados, debido sobre todo, a un diagnóstico previo y siempre adaptado a las necesidades de cada persona.

… tu cuidado es nuestro deber.